El Oro amarillo

31 Jul 2018 no comments Merci Chef Categories Gastronomía
Origenes El aceite de oliva proviene de las costas del mar mediterráneo. El cultivo del olivo tuvo sus orígenes en Egipto, donde se utilizaba con fines cosméticos. Los egipcios apuntaban a Isis como la diosa que enseñó a los hombre el cultivo del olivo.

Los mismos egipcios empezaron a comercializar el aceite de oliva y extendieron su consumo al mediterráneo, siendo parte de la trilogía: pan, vino, aceite.

Hoy, se consumen más de 3 millones de toneladas de aceite de oliva al año en todo el mundo, de las cuales España produce casi la mitad.


Fabricación Empieza por la recolección de las olivas durante los meses de diciembre y enero. Tradicionalmente se recolectan sacudiendo las ramas para que caigan las olivas.

Después, se traen en las almazaras y se clasifican según el tamaño, la variedad, la calidad. Una vez clasificadas, las olivas se limpian y se pesan.

Ahora empieza el proceso del molido, el cual permite romper la oliva para para liberar la parte líquida. De eso sale la pasta de olivas. Aquí empieza la fase la más importante, ya que determinará la calidad final del producto. Este proceso se realiza mediante una filtración selectiva y la extracción por presión.

Antes de que sea envasado, el aceite es almacenado. Eso permite que se vayan una parte de los aromas amargos mientras gana en matices y sensaciones dulces y agradables.
Beneficios Todos sabemos que el aceite de oliva tiene muchas propiedades pero ¿cuáles son?

1. Previene las enfermedades cardiovasculares: los ácidos grasos presentes en el aceite de oliva virgen contribuyen a reducir los niveles de colesterol malo mientras aumentan el colesterol bueno.

2. Favorece la función digestiva: consumir aceite de oliva estimula el tránsito y ayuda a la digestión. Eso puede ayudar a perder peso y evitar problemas de constipación.

3. Tiene propiedades anticancerígenas: el alto contenido de ácido oleico y el ácido graso predominante en el aceite de oliva permite a las personas que la consumen frecuentemente tener menos posibilidades de padecer cáncer.

4. Ayuda las personas que tienen diabetes: las grasas saludables contenidas en el aceite de oliva ayudan a regular los niveles de azúcar en la sangre y la producción de insulina. Eso permite reducir los casos de diabetes hasta en un 50 %

Es por eso que en Merci Chef utilizamos únicamente aceite de oliva en nuestros platos.